sábado, 1 de julio de 2017

jueves, 25 de mayo de 2017

Una niña vestida de traje de Alcurrucén para hoy en Madrid.

Además de anovillada y pequeña, más de un astado sospechoso de pitones.
Dará muerte a la corrida El Juli, Álvaro Lorenzo y Ginés Marín.
Los sobreros serán de El Torreón y Alcurrucén.

Nº 26, FISCAL, NEGRO BRAGADO , 545

Nº 91, CASTAÑUELA, NEGRO BRAGADO , 526
Nº 60, FAVORITO, CASTAÑO , 506
Nº 177, CORNETILLO, NEGRO , 527
Nº 170, PELEÓN, NEGRO LISTÓN , 523
Nº 127, BARBERILLO, NEGRO LISTÓN , 528
La formó don Juan Sánchez Tabernero con reses de don Lorenzo Rodríguez, de quien la adquirió don Francisco Ramírez Bernaldo de Quirós en 1950. En 1953 se anuncia a nombre de sus herederos y en 1957 fue adjudicado por herencia uno de los lotes a su hija Isabel. En 1967 fue adquirida por los Sres. Hermanos Lozano que la anunciaron a nombre de “La Jarilla” variando el hierro, siendo aumentada con reses de doña Eusebia Galache. En 1982 se eliminó todo lo anterior, formándola con hembras y sementales de herederos de don Carlos Núñez anunciándola a nombre de “Alcurrucén”.

lunes, 22 de mayo de 2017

Primera novillada San Isidril con utreros de El Montecillo.

Darán muerte Jesús Enrique Colombo (presentación en Madrid), Pablo Aguado y Rafael Serna.
Los sobreros pertenecen a Dolores Rufino y Couto de Fornilhos.
El paseillo arrancará a las 19:00.

Nº 91, ZAPATEADOR, NEGRO , 505

Nº 41, SILLERO, CASTAÑO , 473
Nº 47, ZAPATEADORO, NEGRO SALPICADO , 518
Nº 36, RATONERO, NEGRO SALPICADO , 482
Nº 33, ILUSTRADO, NEGRO SALPICADO , 515
Nº 10, MENSAJERO, NEGRO SALPICADO , 511
Procede de la formada en 1940 por don Humberto Sánchez Tabernero con vacas y sementales de “Sánchez Fabrés”, procedentes de Coquilla, agregando en 1945 vacas y sementales de don Vicente Charro. En 1949 es adquirida por don José Finat en nombre de su esposa doña Casilda de Bustos y Figueroa, que la anuncia a nombre de su marido “Conde de Mayalde”, cambiando hierro y divisa. En 1958 la aumentó con la mitad de la ganadería de “Sepúlveda”, de origen Contreras, eliminando paulatinamente lo anterior. En 1986 y 1990 adquirió dos sementales de don Juan Pedro Domecq, y en 1995 un lote de vacas de don Francisco Medina de la misma procedencia. En 1996 al amparo del artículo 6º de los Estatutos se crea esta ganadería por división de la de Conde de Mayalde, asignándosele nuevo hierro. En 2005 es adquirida por don Francisco Medina Aranda, quien incorpora ganado de “El Ventorillo”, “Sotillo Gutiérrez” y ganado de Herederos de don Antonio Arribas Sancho, procedente de la citada ganadería y de la de don Juan Albarrán.

lunes, 15 de mayo de 2017

Encierro completo de Montalvo para el día de San Isidro.

Los sobreros están herrados con los hierros de La Reina y José Luis Marca.
Acartelados están Curro Díaz, Paco Ureña y López Simón.
El festejo dará comienzo a las 19:00 h.
Nº 4, LIRICOSO, NEGRO LISTÓN , 540

Nº 2, RONDADOR, NEGRO LISTÓN , 544

Nº 48, CARCELERO, CASTAÑO , 562

Nº 97, ESCANDALOSO, NEGRO SALPICADO , 593

Nº 43, SALINERO, COLORADO , 573

Nº 32, RIVERO, COLORADO , 532

Procede de la que a finales del siglo XVIII formó don Julián de Fuentes con reses de Salamanca y Jijonas. Adquirida por don Vicente Martínez, y después de varios cruzamientos, en 1904 adquirió de don Eduardo Ibarra el semental “Diano”. En 1925 don Antonio Pérez-Tabernero compró de los herederos de don Vicente Martínez la parte de don Pedro Fernández Martínez, inscribiéndola a nombre de su esposa, doña María Montalvo, y adoptando el hierro y divisa con que actualmente figura. Al fallecimiento de doña María Montalvo, en 1942, se anunció la ganadería a nombre de sus herederos. En el año 1967 se anuncia la misma a nombre de don Juan María Pérez-Tabernero Montalvo. En la década de los 70 comenzó a cruzar con reses procedentes de don Juan Pedro Domecq, cediéndola en 1984 a su hijo don Juan Ignacio, que la anuncia “Montalvo”. En 1994 se adquieren reses de “Zalduendo” y de don Daniel Ruiz, rama que se lleva por separado de la originaria de Martínez.


viernes, 12 de mayo de 2017

Corrida vacía y una presidencia feliz.

Bien presentada, sin ser ninguno una exageración a excepción del primero, gordo como una cochina.
El titular describe a la perfección la corrida del Ventorrillo. Vacía, sin nada dentro. Mansa, descastada, de arreones, aburrida en general exceptuando el quinto, un precioso negro salpicado que tuvo movilidad. Y a la presidencia, que regaló una oreja a Morenito de Aranda. Nos iremos acostumbrando con Simón Casas.
En cuanto a toreros se refiere Eugenio de Mora como si acabase de tomar la alternativa, Morenito con detalles de torero y Román en Román, no dice nada.

Saltó al ruedo el primero, acochinado a no poder más, sin cuello y sin nada desde el principio. Tomó dos varas en las que sólo empujó con un pitón y en ningún momento quiso pelea. En los palos tampocó se metió en la guerra y pasó andando al tercio de la pañosa. Dos trámites. En la muleta mostró las querencias de Eugenio de Mora. Y es que parece mentira que lleve tanto tiempo en esto. Se confundió de terrenos, y empezó con un manso de libro rodilla en tierra para tras dar cuatro trapazos (de libro también) levantarse. Bien. No hace falta ser un Cossio andante para saber que al manso se le ayuda a romper para que te pueda dejar algo. Siguió ya erguido, pero sin dar ni uno quieto. A la hora de mandar al desolladero al animal, casi se va vivo a corrales. Incontables pinchazos, y dos bajonazos cruciales que hicieron doblar al toro. Para replantearse muchas cosas.

Tonterías varias.


Saldría entonces el segundo de la tarde, otro manso de libro. En las salidas del capote deambulaba a su aire por la plaza buscando tablas. Se le pegó en el primer puyazo y se fue en el segundo. Aburrido en los dos primeros pares, cambió el son en el tercero, en el que fue de largo. No quería nada en la muleta, sólo mucho tiempo. No repuso. Lo pinchó el Moreno, a quien se le vio a gusto.



Carroñero saldría entonces en tercer lugar. Muy suelto desde en los capotes. Llegó a la suerte de varas esquivando, como el que juega al escondite, al caballo, y recibe un leve picotazo en el segundo encuentro. En los palos se enceló, llegando a poner en apuros a los de plata. En cuanto a la pañosa le costaba mucho acudir a los cites, además de tener la condición de cabecear en el medio muletazo, pero en el momento que estaba metido si se la dejabas puesta repetía, aunque muy sosamente y sin transmisión alguna. No quiso ligar Román, quien tampoco se debió dar cuenta que era un toro de cercanías.



Saltando el ecuador de la tarde saldría el cuarto, de nombre Garrochista. Empujó en la primera vara hasta que le dio por aburrirse y dormirse en el jaco, no despertándose en el segundo encuentro y dejándose pegar sin más. En la muleta destacó por su brusquedad. Se quedó corto en todos los muletazos. Acortó Eugenio de Mora con un espadazo tendido.

Espadazo al trastero


Cetrero era el más bonito de la corrida e invitaba a apostar por él. su salida estuvo acompañada por leves palmas. Se movió en el capote, cosa que no hicieron ninguno de sus hermanos. En cuanto a suerte de varas se refiere, cuanto menos desastrosa. Un primer encuentro rodeando la plaza que nadie pensó en cortar hizo que se le pegase en el primero, tapando la salida y haciendo incontables cariocas. Nadie fue capaz tampoco de sacarlo del caballo, dato a tener en cuenta. En el segundo fue de largo pero no se le pegó, se llevó muy cuidado. Galopando en los palos. Llegó a la pañosa sin poner ninguna complicación, repitiendo y con la condición de formarle un lío. Tuvo la virtud de la movilidad, y se venía de lejos. Aún teniendo mucha movilidad, pecó en fondo, recorrido y una embestida mas enclasada. Morenito estuvo en torero pero alargó demasiado la faena. El palco le regaló una oreja para empezar la feria con buen pie.



El que cerró tarde no fue nada. Como sus otro cuatro primeros hermanos. No empujó en el caballo ni quiso pelea. En la pañosa descastado. Empezó Román ayudando al toro por alto, sin obtener mucho a cambio, excepto una pequeña voltereta de la que se recompuso rápidamente. Pnichó y descabelló varias veces.


Fotos: Javier Arroyo para Aplausos.



Segunda de Feria. Aprobados seis del Ventorrillo.

Los sobreros lucirán el hierro de Carriquiri.
La terna que dará muerte a la corrida está compuesta por Eugenio de Mora, Morenito de Aranda y Román.
El festejo dará comienzo a las 19:00 h.

Nº 10, BAJEZA, NEGRO BRAGADO , 532


Nº 46, NEVADO, NEGRO , 521

Nº 36, CARROÑERO, NEGRO , 482

Nº 53, GARROCHISTA, CASTAÑO , 524

Nº 26, CETRERO, NEGRO SALPICADO , 524

Nº 41, CIVILÓN, CASTAÑO , 569
La formó don Luis da Gamma en 1885 con hembras y sementales de la de don Joaquín Murube y hasta 1904 adquirió varios sementales del mismo origen. En 1911 fue comprada por don Antonio Pérez Tabernero, que la cruzó con sementales de Parladé, aumentándola en 1919 con un lote de vacas de y un semental de don Luis Gamero Cívico, y en 1920 un lote de hembras de la viuda de Tamarón. Por fallecimiento de don Antonio, su hija doña Amelia Pérez-Tabernero Montalvo adquirió la ganadería de doña Isabel Rosa González Martín, y eliminando las reses de esta adquisición, varió el hierro y la formó con el lote que le correspondió por herencia de la de su padre. En 1985 fue adquirida por don Domingo Hernández, que vende el hierro en 1992 a don Francisco Medina que lo varía por el actual y formando la ganadería con un lote de 150 vacas y cuatro sementales de don Juan Pedro Domecq. En 2005 es adquirida por su actual propietario que varía el diseño del hierro y conserva el mismo ganado.

Para que no gane el de las pipas.

Primera corrida de San Isidro, luciendo el hierro de La Quinta. Muy desigual y sacada de tipo. Mala en general, pero variada en cuanto a condición y en la que se vieron cosas y nadie se aburrió. Nadie comía pipas.

En cuanto a toreros se refiere, muy poco capaces, sin la actitud de Madrid. Las lidias nefastas y vomitivas hasta el punto de dejarle colgado en los pitones un capote hasta en siete ocasiones. Sí, por si quedaba duda, al mismo toro. Los picadores como el que monta un pony en una despedida de soltero. Picando el aire, al toro no lo debieron ver.
Dejando a los de luces a parte, vamos con los toros, que sin ser nada del otro mundo, fueron los amos de la tarde.
El primero, que ya quiso cantar en el caballo, se llevó una lidia más que lamentable. Y es que Aguilar se quiso poner en plan gladiador y el toro de peleón no tenía nada. Sin malicia alguna y que pasaba sin protestar por los dos pitones, se le fue un toro a Alberto para formar un lío gordo, de esos que ya no se ven de treinta y a matar. No se enteró o no se quiso enterar. La suerte suprema de chiste.


Pisó el albero venteño el segundo de la tarde. Se quiso ir en el capote y no peleó en el caballo. Huyó al sentir el hierro cual toro de Alcurrucén. Se le picó en el cuatro porque se le antojó a Galván. Incontables trapazos, enganchones y demás aberraciones, que hicieron desarrollar sentido. Hay que saber lidiar. Y es que estoy convencido de que este animal recibe otra lidia y hubiésemos visto otro burel muy distinto. En la muleta Galván no le dio uno quieto, destapándose, provocando que el animal se orientase y supiese dónde había trapo y dónde carne. Manso y encastado. Al quinto trapazo Galván cayó inconsciente. Se veía venir. Aguilar le dio el adiós dando otros dos mantazos y una estocada muy poco digna de ver.



Saldría entonces el del ecuador de la corrida, Matajaca nº 107. Con 480 kilos no podía ser más serio. Ni coger un kg más. Le recetaron dos puyazos en los que entró con la cara alta y no metió los riñones. Un mero trámite, sin más. Puso complicaciones en banderillas y llegó al tercio de la pañosa pidiendo los papeles de capacitación. En el momento que te cruzabas, el animal no te ponía ningún problema. No se quiso cruzar ni poner carne en el asador Jiménez, quien vino a Madrid con una actitud totalmente pasiva. Cuando se dio cuenta que ahí tenía toro, Matajaca ya se había aburrido. Y es que le pegó cincuenta trapazos ayudados sin ligar ni uno antes de verlo. Así mal. Se escuchó algún aplauso en el arrastre. 


Alberto Aguilar mataría en cuarto lugar a Gaditano, nº 14. Con una expresión un tanto peculiar en esta casa ganadera, salió del primer encuentro como un corredor de 100 metros lisos toma la salida y tomó una segunda vara en la cual no se empleó y se dejó pegar sin más. En el último tercio Aguilar no puede con el toro. Lo intenta y hace amagos de quedarse, pero no puede. El toro gana. Entra varias veces a matar siendo todas ellas de risa y acaba con él con tres descabellos. El toro ha vencido, no por demasiado bravo ni por colarse ni cosas raras, sino por la poca capacitación de Aguilar. Todo hay que decirlo, no fue capaz.


Dicen que no hay quinto malo, y este sin ser bueno se alejó mucho al concepto de malo. El más interesante de la tarde. El quinto de la Quinta. Debería haber salido como sexto si la lidia se hubiese llevado con normalidad. El toro anda suelto por el anillo buscando a alguien con quien meterse, pero nada de nada. El amo del ruedo. Vuelan capotes, los de luces al callejón. "Temeroso" indomable. Puso en apuros en banderillas por ir directamente al bulto. En la pañosa Jiménez lo intentó por el izquierdo dejando algún natural, pero acabando aburriendo alargando una faena que no tenía mucho sentido. Muletazos sueltos. Con otro espadazo de risa y gracias a los peones de brega, dobla el toro. Pero de nuevo y pese a quien le pese, gana el toro. Palmas en el arrastre.


El sexto, con el 45 en los costillares y con el nombre de Coquetón no era un toro se la Quinta. Sí, llevaba ese hierro, pero no estaba nada en tipo. Abierto de cara, con muchísima leña y con hechuras dignas Valdefresno. El toro que quieren en Madrid. Siempre a media alturita, nunca quiso humillar. Y de nuevo, la lidia que recibió no le ayudó a corregir ese defecto. No vimos nada en la muleta. Nada. Trapazo para aquí trapazo para allá. Lo que si que vimos es la nefasta espada de este chico. de nuevo. A poco estuvo de sonar el tercer aviso, que no lo hizo por una media estocada atravesada. A la bodega. 

Fotos: Javier Arroyo para Aplausos.


jueves, 11 de mayo de 2017

Primera de San Isidro, seis de La Quinta.

Los sobreros lucirán los hierros de Cortijo de La Sierra y La Reina.
La terna que dará muerte a la corrida está compuesta por Alberto Aguilar, David Galván y Javier Jiménez.
El festejo dará comienzo a las 19.00 h.
Nº 104, OREJITA, CÁRDENO , 517


Nº 8, PRESIDIARIO, CÁRDENO , 505

Nº 107, MATAJACA, CÁRDENO , 48

Nº 14, GADITANO, CÁRDENO , 539

Nº 45, COQUETÓN, NEGRO ENTREPELADO , 484

Nº 22, TEMEROSO, NEGRO BRAGADO , 504